Orgasmo simultaneo

Es muy importante que tanto tú como tu pareja recuerden cuando tienes relaciones sexuales que se trata de un acto compartido, en el que la participación de cada uno es imprescindible, las sensaciones y los deseos, como también la capacidad de comunicar todo este cúmulo de emociones que experimentas y los que quisieras experimentar.

En muchas ocasiones, tanto el hombre como la mujer piensan sólo en su satisfacción y se olvidan de que es importante que el compañero o la compañera se sientan, también satisfechos.

Es por esta razón que es fundamental la comunicación, siempre se debe tener claro que! es lo que los dos disfrutan, y que es lo que está provocando o puede convertirse en “algo desagradable” al hacer el amor, pues con el tiempo se irá convirtiendo en un bloqueo para disfrutar de las relaciones sexuales con tu pareja.

Uno de los hechos más comunes por los que atraviesan las parejas es el de llegar al orgasmo en diferentes momentos, y para muchas esta situación se ha convertido en un verdadero malestar, pues uno de los dos termina y ya quiere descansar mientras el otro a penas va entrando en calor.

Esta situación puede provocar una serie de conflictos, en quien no llega a ser satisfecho y en quien ya alcanzó el orgasmo, muchas veces dejando un sentimiento de incapacidad de satisfacer a su pareja.

Las causas de esta circunstancia pueden ser varias:

Inicialmente, puede existir en el caso del hombre un caso de eyaculación precoz. En este caso, pueden ir donde un experto para que recomiende ejercicios que ayuden a superar la disfunción, que es totalmente normal, en especial si se trata de un hombre joven. Generalmente, el hombre aprenderá a controlar su eyaculación mediante la masturbación, o pausas de 30 segundos durante el coito (acto sexual). Pero en este sentido, es necesario del apoyo de la mujer para que el hombre supere cualquier problema, pues ésta debe darle la seguridad suficiente, para que su psicología no lo traicione, y que por estar tenso o nervioso se repita el problema.

Por otro lado, otra de las disfunciones sexuales, aunque no tan común es la eyaculación u orgasmo retardado, donde probablemente los casos sean psicológicos y se requiera de mucha comprensión, hablar sobre el asun! to, no sentir culpa, e incluso ir a terapia. También, puede ocurrir que aunque el hombre llegue al orgasmo no haya eyaculación. La manera más corriente de superarlo es a través de alcanzar la eyaculación primero con la estimulación manual, luego mediante el roce con los labios vaginales y por último internamente. Si el problema persiste es mejor acudir donde un médico, pues pueden haber razones físicas que estén influyendo.

En el caso de las mujeres, el retardo de la llegada del orgasmo, o incluso su ausencia es una de las disfunciones más comunes. Aparentemente en estos casos, las causas son psíquicas y provienen de relaciones fallidas, de prejuicios propios, o de una necesidad de no perder el control. También pueden ser físicas, por lo ! que siempre es recomendable ver al doctor. Ahora bien, de esto en general se le hecha la culpa al hombre y no es siempre así. Claro que es común, que dado que el compañero no tiene la suficiente sensibilidad para averiguar cómo es que te gusta, nunca llegas al orgasmo.

Pero, al mismo tiempo, tú debes recordar ser muy comunicativa y expresar lo que quieres. También, es igualmente común, que aunque se tenga al compañero ideal el orgasmo sea muy lento o no exista. La mejor opción en estos casos, es recurrir a terapia, y a prácticas eróticas de desinhibición y autoconocimiento como la masturbación sola y acompañada, y la exploración de tus puntos más sensibles.

Deja un comentario

Añadido a tu carrito
0 items - 0,00